ley de segunda oportunidad para particulares

La Ley de Segunda Oportunidad para particulares

¿Sabes cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad para particulares? Esta norma te permite acudir a diferentes herramientas para renegociar e incluso cancelar tus deudas. Así que si estás harto de reclamaciones y de arrastrar una deuda que nunca termina de pagarse, te recomendamos que leas este artículo con atención.

Vamos a explicarte en qué consiste la Ley de Segunda Oportunidad para particulares, cómo tramitar el procedimiento y cuáles son sus beneficios. Además, te ofrecemos un formulario desde el que podrás contactar con nosotros si necesitas más información o quieres contratar a un abogado especialista en segunda oportunidad.

Rellena estos datos para obtener un presupuesto

Responde a algunas preguntas para que te mandemos tu presupuesto gratuito y sin compromiso.

Datos de contacto


¿Vives de alquiler o tienes una hipoteca?

Acepto que contactéis conmigo por las vías facilitadas
E-mailTeléfono

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad para particulares?

La Ley de Segunda Oportunidad se regula en la Ley 25/2015, aunque fue aprobada por el RD 1/2015. El objetivo de esta norma era ofrecer a aquellas personas que hubieran sufrido un revés económico la posibilidad de librarse de sus deudas.

Se trata de una Ley aprobada en plena recuperación tras la crisis. El Gobierno era plenamente consciente del esfuerzo que había implicado para la sociedad española la recuperación económica.

Con miles de familias en situación de precariedad o ahogadas en deudas había que z pero tampoco asfixiara a quien hubiera tenido la mala fortuna de endeudarse.

En este marco se aprobó la Ley de Segunda Oportunidad para particulares, que les hacía extensibles algunas herramientas hasta entonces reservadas a las empresas. Así, permitía que quien hubiera caído en la insolvencia solicitara una renegociación de la deuda.

Esta renegociación se entabla en un marco favorable para el deudor, como relataremos más adelante. Pero si no tiene éxito todavía permite recurrir a un sistema que evita que, liquidado su patrimonio, persistan las deudas.

Es decir, la Ley de Segunda Oportunidad permite que los particulares empiecen de cero, sin patrimonio pero liberados de sus deudas. Para ello hay que cumplir una serie de requisitos que eviten el fraude de acreedores. Básicamente se trata de ser un deudor de buena fe. Es decir:

  • No haber provocado o agravado la insolvencia.
  • Haber buscado soluciones a la imposibilidad de hacerse cargo de las deudas.
  • Y contar con un historial crediticio “limpio”, en el sentido de carecer de antecedentes penales por delitos socioeconómicos y, en determinados casos, no haber rechazado ofertas de empleo adecuadas.

Te facilitamos el pago de la segunda oportunidad. Nuestros honorarios ascienden a 2.400 € (sin costes de Mediador y Notario) que podrás pagar de forma fraccionada, en cuotas mensuales compatibles con tu situación.

¿Cómo se inicia el procedimiento?

Antes de embarcarte en el proceso de segunda oportunidad te recomendamos contratar a un abogado especialista. Los profesionales que trabajamos en este sector sabemos que tu situación no es cómoda, así que ajustamos nuestras tarifas y formas de pago.

Por ejemplo, nosotros te ofrecemos la cobertura jurídica que necesitas durante todo el procedimiento (que podría alargarse hasta 5 años) por tan solo 2.400 euros. Además cobramos de forma fraccionada, a razón de 200 euros mensuales, para evitar que nuestros honorarios te supongan más peso.

Una vez cuentes con asesoría especializada podrás rellenar tu solicitud de segunda oportunidad. Se trata de un modelo en el que pides que se inicie un acuerdo extrajudicial de pagos, acreditando que cumples con los requisitos para recurrir a la Ley de Segunda Oportunidad y aportando toda la información y documentación necesaria para tramitar el proceso.

Este documento se debe presentar ante el notario que corresponda a tu domicilio y no te representará ningún coste adicional.

¿Qué es un acuerdo extrajudicial de pagos?

El acuerdo extrajudicial de pagos es un compromiso, nacido de un proceso de negociación, en el que se reestructurarán tus deudas conforme a un plan de pagos realista. Básicamente consiste en establecer quitas y esperas para hacer que tus deudas sean más fáciles de pagar.

Tras presentar tu solicitud, el Notario llamará a un mediador concursal, que será el encargado de gestionar los trámites durante esta primera fase. Si cuentas con una buena asesoría podrías salvar parte de tu patrimonio, destacando la protección del domicilio.

El acuerdo extrajudicial de pagos presenta una serie de ventajas, ya que:

  • Impedirá las ejecuciones sobre tu patrimonio. Muchos particulares evitan de este modo los desahucios y la ejecución de sus hogares.
  • Detendrá el devengo de intereses. Esto supone que tus deudas dejarán de crecer mientras se tramita el procedimiento.
  • Resultará obligatorio cuando reúnas las mayorías legalmente exigidas. Es decir, cuando concurran los requisitos legales el acuerdo vinculará a todos los acreedores.

¿Qué pasa si no consigo que se apruebe el acuerdo extrajudicial de pagos?

Puede pasar que no llegues a ningún acuerdo, o que tu patrimonio sea insuficiente para que este prospere. En ambos casos, el mediador concursal solicitará la apertura del concurso consecutivo.

Al abrirse el concurso consecutivo se realizará un inventario de tus bienes y derechos y una relación de obligaciones y acreedores. Se aportará toda la documentación elaborada previamente para que el juez concursal determine:

  • La liquidación de tu patrimonio, que implica la venta de todos aquellos bienes que no estén protegidos. En este sentido destacan:
    • Los bienes y derechos inembargables. Por ejemplo, parte de tu salario o pensión.
    • Aquellos cuyo valor de mercado sea ínfimo o desproporcionadamente bajo con respecto al coste de enajenación.
    • En determinados casos, la vivienda familiar o domicilio particular.
  • La posibilidad de aplicarte el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI). El pasivo insatisfecho son aquellas deudas que no has podido cubrir al liquidar tu patrimonio. Por tanto, el beneficio de exoneración permite cancelar estas deudas.

¿Cómo funciona el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho?

El BEPI puede ser definitivo o provisional. En el primer caso se te exigirá ser capaz de pagar un porcentaje de tus deudas. La ventaja es que el resto serán canceladas de forma inmediata.

En el caso de ser provisional se aprobará un plan de pagos. Este puede introducir modificaciones en la estructura de tus deudas (llegando incluso a cancelar créditos públicos).

Si cumples con el plan de pagos, que durará un máximo de 5 años, se cancelarán todas aquellas deudas que no hayas podido pagar. En caso de no cumplirlo todavía podrías solicitar el BEPI, pero necesitarás la ayuda de un buen especialista.

¿Funciona la Ley de Segunda Oportunidad para particulares?

Los beneficios de la Ley de Segunda Oportunidad para particulares están ampliamente contrastados en los tribunales. Es cierto que siempre son más llamativas las Sentencias que implican a profesionales, ya que sus deudas suelen ser mayores.

Sin embargo, hay muchísimos casos de éxito, en que los particulares han conseguido librarse de deudas que de otro modo les habrían perseguido durante toda su vida.

Ventajas de la Ley de Segunda Oportunidad para particulares

Como ves, la Ley de Segunda Oportunidad para particulares te permite librarte de aquellas deudas que no puedas pagar. Es cierto que tendrás que liquidar tu patrimonio, ya que se trata de una vuelta a empezar.

Sin embargo, hasta la aprobación de esta norma te podías encontrar con que los acreedores se quedaban todo tu patrimonio y seguían exigiéndote deudas, que podían seguir creciendo a causa de los intereses.

De modo que esta es una norma revolucionaria, capaz de dar un respiro a las personas que han sufrido un revés económico.

Pero, antes de llegar a la cancelación de las deudas, la Ley de Segunda Oportunidad ya introduce importantes ventajas. Así, el acuerdo extrajudicial de pagos es un mecanismo muy útil para hacer que una deuda en principio impagable se convierta en una llevadera.

Además, la posibilidad de detener ejecuciones es una gran ventaja para los particulares, que pueden librarse de una ejecución hipotecaria con el consiguiente desahucio. Hasta que se aprobó esta norma era frecuente que las familias se quedaran en la calle en situaciones en que ahora se puede conservar el domicilio.

En definitiva, la Ley de Segunda Oportunidad para particulares presenta importantes beneficios, que podrás explotar con la asistencia adecuada. Acógete a ella y líbrate de una vez por todas de tus deudas.

Rellena estos datos para obtener un presupuesto

Responde a algunas preguntas para que te mandemos tu presupuesto gratuito y sin compromiso.

Datos de contacto


¿Vives de alquiler o tienes una hipoteca?

Acepto que contactéis conmigo por las vías facilitadas
E-mailTeléfono