Guía definitiva Ley Segunda Oportunidad 2022

Ley de Segunda Oportunidad 2024: Tu camino hacia la liberación de deudas

La Ley de Segunda Oportunidad, también conocida como Mecanismo de Segunda Oportunidad, te brinda la posibilidad de cancelar total o parcialmente tus deudas cuando te encuentras en una situación financiera insostenible. ¿Cómo funciona este proceso legal y quiénes pueden beneficiarse de sus ventajas? ¡Sigue leyendo para obtener respuestas a estas preguntas!

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad, regida por la Ley 25/2015, de 28 de julio, y el Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo, tiene como objetivo permitir que las personas físicas superen dificultades económicas y personales, liberándolas de una carga inmanejable de deudas. Este mecanismo busca equilibrar los intereses de los deudores y los acreedores, brindando a los primeros la oportunidad de empezar de nuevo y a los segundos la posibilidad de recuperar parte de lo adeudado.

¿Quién puede beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad?

Aunque la Ley de Segunda Oportunidad está diseñada principalmente para particulares y autónomos, no todos pueden aprovechar sus beneficios. Se deben cumplir ciertos requisitos, que incluyen:

  • Tener deudas con al menos dos acreedores distintos, que pueden ser entidades financieras, administraciones públicas, proveedores, entre otros.
  • Demostrar insolvencia y la falta de patrimonio suficiente para pagar las deudas.
  • Acreditar que las deudas se contrajeron de buena fe.
  • Si se acogió previamente a la Ley de la Segunda Oportunidad, deben haber transcurrido al menos cinco años. Si se obtuvo una exoneración del pasivo insatisfecho mediante un plan de pagos, el período se reduce a dos años.

En resumen, la Ley de Segunda Oportunidad es ideal para personas que, a pesar de haber demostrado ser buenos pagadores en el pasado, ahora no pueden afrontar todas sus deudas. La buena fe es un aspecto crucial.

Más información:

Deudor de buena fe

La Ley Concursal no proporciona una definición específica de buena fe, pero establece casos en los que no se cumple este requisito, como condenas por delitos económicos, patrimoniales, o contra la administración pública en los últimos diez años. También se exige que el concurso no sea declarado culpable, lo que impide probar la buena fe si se contrajeron las deudas a sabiendas de que no se pagarían.

Procedimiento bajo la Ley Segunda Oportunidad

El proceso para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad ha experimentado cambios significativos recientemente, agilizando y reduciendo los costos involucrados. Actualmente, es posible presentar una declaración de concurso directamente en el Juzgado de lo Mercantil, sin necesidad de trámites notariales o acuerdos extrajudiciales con los acreedores.

Más información:

Un deudor insolvente puede optar por dos modalidades:

Cancelación total de deudas con liquidación de patrimonio: El deudor libera todas las deudas, pero debe liquidar completamente su patrimonio, vendiendo o subastando activos de valor como vivienda y vehículo. Algunas deudas, como las pensiones alimenticias, no son cancelables, y las deudas con Hacienda y Seguridad Social por encima de 10,000 euros pueden requerir un plan de pagos.

Cancelación parcial de deudas con plan de pagos: En esta opción, no se eliminan todas las deudas, pero se permite mantener ciertos activos, como la vivienda familiar. El Juez determina qué porcentaje de las deudas es asumible y crea un plan de pagos de 3 a 5 años. Las deudas restantes se cancelan provisionalmente y se convierten en definitivas si se cumple el plan de pagos.

¿Tienes deudas insostenibles?

Si estás luchando con deudas que no puedes pagar, ya sea para su cancelación total o parcial, podemos ayudarte. Somos abogados especializados en cancelación de deudas y derecho concursal. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso para obtener más información.

Más información:

Cancelación de deuda pública

Más información:

Conservación de activos

Más información:

[forminator_form id=\»3192\»]