Tasación de la vivienda habitual

Tasación de la vivienda habitual en la segunda oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad se presenta como un recurso legal valioso para aquellos autónomos y particulares endeudados que buscan una salida en tiempos económicos difíciles. Uno de los aspectos cruciales de esta ley es la valoración inmobiliaria, específicamente la tasación de la vivienda habitual, que se convierte en un elemento clave para evitar la pérdida de la propiedad en medio de deudas insuperables.

Evitar la pérdida: La importancia de la tasación

1. Tasación inferior a la deuda

La jurisprudencia defiende que la vivienda habitual no se pierda siempre y cuando su valor sea igual o inferior al importe pendiente de la hipoteca. Es crucial realizar una tasación minuciosa y extensiva que demuestre que el valor de mercado es menor que la deuda hipotecaria.

2. Estar al corriente con las cuotas hipotecarias

Estar al día con los pagos hipotecarios es fundamental. Continuar abonando según el cuadro de amortización permite conservar la vivienda. En casos de dificultad, se sugiere la dación en pago como alternativa.

3. Valor de tasación inferior al crédito pendiente

La tasación debe reflejar un valor inferior al crédito pendiente. Esto respalda la posición del deudor, mostrando que la inclusión de la vivienda en la masa activa sería perjudicial para otros acreedores.

Estrategias recomendadas por Ite-españa

1. Tasación de la vivienda habitual

Recomendación: Solicitar una tasación de la vivienda habitual para justificar que el valor de mercado actual es inferior al importe pendiente de la hipoteca, o con el objetivo de alcanzar un plan de pagos en la ley de segunda oportunidad y salvar la vivienda habitual.

2. Valoración de otros activos inmobiliarios

La valoración de activos adicionales, como locales comerciales, oficinas, naves industriales, etc., junto con la tasación de la vivienda habitual, es crucial para establecer la totalidad de la masa activa.

3. Valoración de otros activos móviles

Considerar activos móviles, como obras de arte, joyas, vehículos y maquinaria, también juega un papel importante. La tasación de estos elementos contribuye a determinar el valor patrimonial total de los activos.

Conclusión

En medio de las complejidades económicas, la Ley de Segunda Oportunidad ofrece un respiro para aquellos endeudados. La tasación de la vivienda habitual se erige como un pilar fundamental para demostrar que el valor de mercado es inferior a la deuda, evitando así la pérdida de la propiedad. Estrategias como la tasación de otros activos y mantenerse al día con las cuotas hipotecarias son elementos clave para optimizar los beneficios de esta ley. ¡No pierdas la oportunidad de una segunda oportunidad financiera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *